¿Nuevo Eje: Damasco-Ryiadh-Abu Dabi?

Por Gustavo Bagú

Abu Dabi y Riad, amparándose en la ayuda humanitaria a Siria, buscan acercamiento a Damasco. A pesar de ser aliados de EEUU, e Israel, tienen intereses existenciales propios en frenar la expansión nea otomana en el norte de Siria, algo que tampoco Israel desearía que se concrete, a pesar de su gran colaboración militar con Erdogan.

Sucede que los militantes que Arabia Saudí y Emiratos tenían en la región, han sido eliminados del teatro sirio. Luego de la apertura de su embajada en Damasco, en diciembre de 2019, los Emiratos Árabes han aumentado el contacto de alto nivel con el gobierno de Assad.

El Principe Heredero, y Comandante Supremo de las FFAA emiratíes, Mohammed bin Zayed al Nahyan, mantuvo conversaciones directas con el Presidente sirio Bashar al Assad. Según se dio a conocer el tema fue la coordinación de ayuda sanitaria a Siria por la pandemia del Covid-19, pero nadie se engaña al respecto de que los temas de fondo deben estar relacionados con los motivos que llevaron a Abu Dabi a abrir una embajada en Damasco.

Recordemos el rol pivotal que desempeñaron los Emiratos, Qatar y Arabia Saudí en los planes estadounidenses de desestabilizar a Siria a partir de 2011. Luego de un tiempo se produjo una fractura entre los Emiratos y Arabia Saudí, por un lado, y Qatar por el otro.

El desencuentro se basaba en el apoyo de Qatar a la Hermandad Musulmana, y a la ideología que éstos esparcían por la región, por ejemplo, en Egipto, Libia y Túnez, donde instalaron regímenes de ese signo político. La Hermandad Musulmana no es otra cosa que un frente obediente a la inteligencia británica en la región.

Los intentos de repetir en Siria lo hecho en Egipto, no sólo era útil a Qatar, sino también a Turquía, que es el principal competidor de Arabia Saudí en el ejercicio de la hegemonía sunita en la región.

Desde 2018, Arabia Saudí y Emiratos Árabes han abandonado los planes de derrocar a Assad, y han comenzado un acercamiento estratégico con Damasco para evitar que Siria se transforme en un protectorado de Erdogan. Los terroristas que aún persisten en Siria, especialmente en Idlib, responden directamente a Turquía y a Qatar.

No sería de extrañar que en un futuro no muy lejano se produzca un encuentro entre Assad y el Príncipe Heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, y que Doha y Ryiadh apoyen a Siria en su lucha por liberar a Idlib de los mercenarios de Turquía allí, algo impensado año y medio atrás.

Gustavo Bagú Matemático
Analista Internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar