¿Globos de ensayo para disolver las FF.AA.?

Por Marcelo Ramírez

El mundo actual, luego del fin de la Guerra Fría y de la hegemonía de EE.UU. con su modelo globalista, se encamina hacia un modelo multilateral. Esto significa que las posibilidades de guerra aumentan no habiendo un poder superior que imponga su visión y sus intereses.

No importa si esto es bueno o malo para el análisis que pretendemos, es un hecho indiscutible que se da y que hará que, en el proceso de reacomodamiento de las fuerzas internacionales en búsqueda de un nuevo equilibrio estratégico, un proceso que puede durar décadas, los enfrentamientos armados aumenten.

Es probable también que los organismos internacionales se paralicen ante las disputas internas so pena de quebrarse y desaparecer, el Derecho Internacional que hoy conocemos ya está siendo reemplazado paulatinamente por la razón de la fuerza.

Si esto parece lejano o improbable, podemos agregar que el avance tecnológico en marcha y el cambio climático harán rentable la explotación de riquezas como las que hoy están bajo el manto de hielo de la Antártida o en los mares circundantes.

El Tratado que regula este continente finaliza en el 2048 y debe ser renovado, tal vez o no. Todo hace prever que las grandes potencias han resuelto ir por los recursos, lo que podemos ver en que China, EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y otras están aumentado los recursos destinados a la presencia en el territorio antártico.

Un tema adicional y que extrañamente los medios cada día mencionan menos es que las Islas Malvinas está ocupadas por el Reino Unido que ha construido una base militar desde la cual se pretende controlar el Atlántico Sur. Es difícil de entender entonces como todavía se puede decir que no tenemos hipótesis de conflicto.

En un clima internacional inestable el Canal de Panamá se convierte en un eslabón extremadamente débil y se cerraría inmediatamente en caso de un conflicto militar, el único paso alternativo disponible sería el de Drake en el Sur, porque la alternativa del Ártico sería muy difícil debido a que inmediatamente se transforma en una zona de disputa.

Tal vez no sea tan hostil el mundo y no se llegue a un enfrentamiento de magnitud, pero de todas formas la Argentina y especialmente la Patagonia, serán junto con Chile el lugar natural de abastecimiento al territorio antártico.

No es muy difícil entonces avizorar ambiciones territoriales de las grandes potencias, pongan Uds. el nombre propio que quieran a estas potencias.

El sentido común nos indica que deberíamos aprovechar estos tiempos para tratar de tener un sistema disuasivo que impida que sin costo alguno una potencia extranjera pueda desembarcar en el territorio argentino y estar atentos a cualquier proceso que desestabilice nuestro país y puede llevarlo a sufrir pérdidas territoriales.

La historia está llena de Estados que han desaparecido o subdividido ante la injerencia extranjera y no hay razones para que podamos pensar que la Argentina está por fuera de esta lógica.

En este marco ya de por sí grave vemos como se empiezan a enarbolar dos banderas, una la de la cuestión indígena, mapuche para ser más precisos, cuya organización más visible conocida como La Nación Mapuche tiene sede en Bristol, Reino Unido.

Y la segunda, que es la que nos interesa en este análisis, es que crece lentamente una corriente de opinión que busca disolver las fuerzas armadas locales.

Parece exagerado que se plantee algo así en esta situación en la que urge prepararnos para hostilidades que se producirán inevitablemente.

Bueno, tal vez no tanto si vemos como IzquierdaPuntoInfo explica las razones por las cuáles las FF.AA. deben disolverse.

Página 12 también aporta lo suyo publicando “UNA POLEMICA ORIGINADA EN DECLARACIONES DE MARTIN VARSAVSKY A PAGINA/12

¿Se pueden disolver las fuerzas armadas?

El empresario argentino de Internet lo dijo casi al pasar: si hay que ajustar más, que no se toquen los gastos sociales y se disuelvan las Fuerzas Armadas. El guante lo recogió el secretario general del Ejército, Eduardo Alfonso. Aquí, cuatro voces opinan si es posible y deseable, o no.”

Y llega a escribir “Sería un gran ejemplo para el mundo”

En la habitual sinergia entre la izquierda local y la derecha liberal, término un poco demodé pero que aún se utiliza generando confusiones.

Infobae aprovecha la situación y pone su granito de arena «Frederic plantea que “el sostenimiento de un número significativo de funcionarios públicos desmotivados y desmoralizados” hace de las Fuerzas Armadas “una ‘bolsa de desempleo’ demasiado costosa para el Estado, y no sin riesgos”.”

Y sigue “propone la “desaparición de las Fuerzas Armadas” para que solo queden fuerzas como la Gendarmería Nacional con una función “subsidiaria” de defensa nacional.”

Es grave que la Ministra de Seguridad opine así porque significa que estas ideas han llegado bastante más alto de lo que significa una publicación periodista y acceden a instancia de gobierno, aunque no debería asombrarnos cuando vemos que proviene del CELS.

Más serio aún es que Frederic no comprenda cuál es la función real de las FF.AA. cuando en su tercer punto promueve “reequipar las Fuerzas Armadas de modo que sean eficientes en la asistencia social permanente a la comunidad y las misiones humanitarias”.”

Las FFAA no son para tareas sociales, las podrán hacer si es necesario, pero no es esa su razón de ser.

Es natural preguntarse por qué señalar estas situaciones y la respuesta es porque quienes las protagonizan están del mismo lado de la grieta, pero no alcanza con sus buenas intenciones, si somos bien pensados. Es necesario que sus acciones sean positivas y colaboren en pos de un modelo nacional y popular.

Hoy estas posiciones, irreductibles y que no someten a un debate real, profundamente autoritario bajo su piel inclusiva, no son positivas, son bastante preocupantes y demuestran la necesidad de dar un debate real, y profundo sobre la geopolítica argentina porque desde allí nacen todas las posiciones que muestran una nación sin rumbo.

Marcelo Ramírez
Analista geopolítico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar