Las corporaciones detrás del «empoderamiento».

By Marcelo Ramírez

Una nota en un medio especializado en economía tiene una transparencia que seguramente escapa a la comprensión autora de la nota, que con sus palabras da pistas importantes sobre lo que planteamos desde este lugar y que se vienen confirmando cuando lo queremos ver y aceptamos el engaño.

Lo que la autora considera como algo novedoso lo que en realidad no lo es, todos somos conscientes de la importancia de la marca para imponer el mensaje político que históricamente EE.UU, como nave insignia del capitalismo, ha querido impulsar.

Solo alguien que desconoce lo mas elemental de la historia es capaz de pensar que esto es nuevo, Coca Cola ha sido un emblema de la «libertad» durante la Guerra Fría y Mac Donald´s fue el símbolo de la rendición del comunismo soviético.
Quienes han vivido los años de la desintegración del socialismo real han sido testigos de la humillación simbólica del comunismo a través de la instalación de un Mac Donald´s en la Plaza Roja en Moscú.
Fue el primer desembarco publicitario que selló la derrota.

Un hecho curioso es que la autora reconoce que las marcas determinan las forma de ver el mundo y construyen la realidad, mientras acepta que no buscan ya «solo vender», algo que antes también lo hacían como vimos, pero ahora han dado un paso mucho mas profundo.

¿Cómo podemos entender que productos de consumo masivos insistan en hacer campañas hacia minorías y no mayorías, aún a riesgo de perder ventas? ¿acaso vamos a creer que los empresarios que vemos como suben los precios aprovechando su capacidad de fijarlos, sumiendo en la miseria y en el hambre o malnutrición a millones, han pasado a ser de golpe seres sensibles preocupados por la Humanidad?

Este extraño maridaje entre las grandes marcas que se hacen eco de mensajes minoritarios y las posiciones políticas de grupos de izquierda anticapitalista, todos juntos tras la instalación de una nueva sociedad, algo que resulta al menos extraño.

¿O la izquierda anticapitalista capitaneada por el troskismo y el progresismo han derrotado al capitalismo mas duro o están al servicio de éste? No hay otra explicación.
Sigamos sumando incoherencias, en países socialistas u hostiles a la influencia occidental, entre quienes podemos señalar a Rusia, China, Cuba, Vietnam o Irán, vemos que este discurso pretendidamente «intregrador», «inclusivo», «igualitario», no existe mientras si es cada vez mas fuerte en los países occidentales, especialmente en la esfera de sectores mas influidos por el capitalismo financiero.

Y el final de la nota es de lo mejor, la autora señala que hay que buscar «expertos» que asesoren en la forma correcta de comunicar las nuevas ideas.
¿Quienes será los expertos sugeridos? No es difícil saber que son fuentes de ingresos para las ONGs abocadas a estas cuestiones, quienes además obtienen un peso fundamental en la política comunicacional que como vemos, es la que impone los usos y costumbres a través de la presión publicitaria.

Evidentemente la izquierda y el progresismo están conteniendo la resistencia natural al avance y consolidación de un sistema que agudiza desigualdades sociales y pavimentando un camino que luego utilizará ese mismo capitalismo que dicen combatir.
Porque es necesario que comprendan que estas políticas nunca han sido parte de los esquemas de resistencia popular sino son la meta del capitalismo globalista financiero que necesita modificar la cultura para crear una sociedad con valores compatibles con su modelo individualista hedonista y materialista.

Esto, como dijimos, no es nada nuevo. Ayer mismo renunció en Brasil un ministro por usar un frase tomando elementos de Göebbels, el maestro de propaganda nazi, pero seríamos muy ingenuos si no supiéramos que años antes de la llegada al poder del nazismo, británicos y estadounidenses establecían las bases de la propaganda moderna.

No es posible creer que se trabaja en contra del capitalismo financiero actual global de esta manera, la única explicación posible es aceptar que son apenas piezas útiles de una instalación de un nuevo modelo social favorable a ese capitalismo.

«Esto se puede enmarcar en el proceso de humanización de las marcas, donde ya no sólo se busca vender, sino que además se busca conquistar a las audiencias»

«en la industria publicitaria se viene articulando una nueva forma de comunicar alrededor del concepto de diversidad y en particular, acerca del empoderamiento de las mujeres.»

«las marcas se replantean su estrategia integral redefiniendo sus valores, sus modos de hacer y decir»

«hay que considerar a las marcas como actores sociales que definitivamente construyen la realidad. Esa realidad que como individuos captamos a partir de lo que consumimos, lo que vemos, oímos y vivimos.»

«La respuesta es simple, estamos insertos en el mismo ecosistema donde nos relacionamos con determinado tipo de personas y compartimos determinados tipos de ideas, pensamientos, miradas sobre el mundo. Estamos sesgados.»

«recomiendo consultar a especialistas en estas temáticas que nos asesoren a la hora de articular los mensajes para hacerlo de forma correcta». A continuación la nota de referencia: https://www.ambito.com/opiniones/diversidad/el-marketing-la-diversidad-y-el-empoderamiento-las-mujeres-n5077332?fbclid=IwAR3OPbdVxOJhn4YfgfwcjktuSn05TRIJmRokzhmfdQyBksGG1-PTj-OArik

Marcelo Ramírez Analista geopolítico
Director de Contenidos de AsiaTv.

2 pensamientos sobre “Las corporaciones detrás del «empoderamiento».

Responder a Miguel Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar