EL REEMPLAZANTE DE JOHN BOLTON. ¿Quién es O´Brien?

Por Gustavo Bagú

Robert C. O´Brien, el nuevo Asesor de Seguridad Nacional.

Robert C. O´Brien, el nuevo Asesor de Seguridad Nacional, es otro Neocon, con una larga trayectoria en el Departamento de Estado, con lo que el Estado Profundo no debería alarmarse demasiado por su designación, más allá del hecho de que es un «peso liviano» al que suponemos que Donald Trump no tendrá dificultades en manejar.

Es probable que de ahora en más veamos con claridad cuáles son las verdaderas intenciones del presidente en materia de política exterior. O´Brien es más conocido por su experiencia en la negociación para la liberación de rehenes, pero también por ser el impulsor y coordinador del proyecto para la formación de jueces y fiscales afganos en los EEUU.

Podríamos decir en tal sentido que O´Brien es a Afganistán lo que Edward Prado a La Argentina. Será interesante seguir las reacciones en los EEUU a este nombramiento. Es casi seguro que de haberse producido hace un año, hubiese habido un escándalo en Washington. Desde el «blob» de las RREE hubieran argumentado que Trump no estaba capacitado para conducir las RREE, y se hubiesen propuesto otros nombres, como el de Bolton.

Hoy la situación en Washington es otra, Trump accedió a las propuestas de los halcones con el nombramiento de Bolton, y aunque puso limitaciones a su accionar, nadie se atrevería hoy a defender su infructuosa gestión, que no produjo ninguno de los resultados deseados por sus proponentes. Con la designación de Bolton, Trump ganó un año de paz política en Washington, y se colocó en posición para tomar el mando cuando el momento llegara.

Trump y Netanyahu

Durante este tiempo Trump continuó ganándose la confianza y aprecio de Bibi Netanyahu, quien no se cansó de elogiarlo y obsequiarle reconocimientos públicos a su «amigo» Donald, quedando así lo suficientemente comprometido como para no poder cambiar su postura de un día para el otro cuando Trump decidiera una reorientación de su política exterior que favoreciera a su país, y a sus propios intereses políticos de cara a la campaña electoral de 2020.

Para desgracia de Netanyahu, se conjugaron simultáneamente en su contra la inesperada inclinación de Trump por lograr un nuevo acuerdo con Irán, y con un viaje a Moscú que produjo resultados adversos, ya que en el Kremlin le informaron que ya había agotado su «crédito» en Rusia, algo que las tres horas de espera que tuvo para verse con Putin ya se lo advertía. Quedando Netanyahu completamente flanqueado por las circunstancias políticas, Trump se libró del último obstáculo de peso para encarar la recta final al 2020.

Podemos preguntarnos entonces cuales son, o quizás serán, las voces de confianza que conquisten la atención del presidente en materia de política exterior. Los que hasta ahora mejor han armonizado con las ideas del presidente, especialmente aquellas que desentonaban con las posturas de los Neocons y el Estado Profundo, está el Senador por Kentucky Rand Paul (R), también se inscribe en esa línea el periodista Tucker Carlson (Fox), con quien Trump ha mantenido conversaciones en privado.

Industria norteamericana

El giro que se perfila en la política exterior de los EEUU está en línea con las promesas de campaña de Trump, e incluirían el retiro de tropas de varios de los teatros actuales de conflicto, como por ejemplo Afganistán y Siria. De hecho, ya se está trabajando activamente en la fabricación de una narrativa que deslinde a los EEUU de las responsabilidades que le caben por la guerra por poder (proxy) que ha librado en este último país.

Trump entiende el lastre que representa para los EEUU la sobre extensión de sus FFAA, como así también la importancia de reconstruir el poder de la industria estadounidense, y en ese sentido habrá un mayor énfasis en enfrentar los desafíos planteados por China, que requieren del fortalecimiento de las alianzas en el Pacífico y el Índico, y la preservación de la hegemonía naval. En cuanto a su estrategia Norte-Sur, es previsible que ésta siga siendo leída en clave de sus necesidades Este-Oeste.

Gustavo Bagú analista político

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar