Globalización económica y financiera.

Por Pablo Kornblum

Escenario económico global

El escenario global que se vive en la actualidad tiene como ejes principales la inequidad en la distribución de la riqueza y la puja de intereses. Una clara consecuencia se puede ejemplificar con los crecientes movimientos migratorios que buscan una vida mejor en otros Estados, con importantes impactos socio-económicos – ya sean positivos o negativos – en la comunidad receptora.

Este contexto se encuentra acompañado con un proceso ya claramente instalado de globalización económica y financiera. Claramente en las últimas décadas – con alguna merma en los periodos de crisis, como la actual guerra comercial -, que se traduce en una intensificación de los flujos de capitales y el comercio internacional. El exceso y descontrol también fueron una norma. Las burbujas financieras se encuentran en todo el mundo.

En tanto a la economía real en particular, las empresas – sobre todo las grandes corporaciones -, buscan permanentemente fuertes incrementos de la productividad y competitividad, cuyo eje u objetivo es la disminución de costos. Para ello buscan generar procesos  de creciente Innovación tecnológica, principalmente en las industrias de la información y las telecomunicaciones.

Industria farmaceutica

En términos de la alta política, nos encontramos con enfrentamientos multipolarizados debido a la limitación progresiva de los recursos estratégicos, sobre todo las materias primas que sirven como insumos vitales para la acumulación de capital (por ejemplo las industrias farmacéuticas o de la microelectrónica).

Entre los diferentes actores, se observa la debilidad del Estado ante el incremento de poder de las elites económicas. Los mercados hoy en día se encuentran claramente globalizados, pero los Gobiernos y sus instrumentos continúan siendo nacionales; lo que desnuda una falta de orden internacional, junto con una peligrosa asimetría de poder en las relaciones internacionales.

En él mientras tanto, los más necesitados del mundo, que son la gran mayoría, muestran deslegitimación hacia todas las instituciones existentes. Ello se ha visto en este siglo en diversas áreas del globo: la primavera árabe, el resurgimiento de las extremas, los indignados en España, son solo algunos de los ejemplos más profundos de estos movimientos de aquellos que no se quieren resignar a tener una calidad de vida mejor.

FMI

En cuanto a los Organismos Rectores del Sistema Económico Global, el FMI fue concebido como el elemento central del sistema financiero internacional establecido en Bretón Woods en 1944. Desde entonces, su función es ayudar a los países que atraviesan problemas de desequilibrios en sus cuentas exteriores (sin distinguir en lo sustancial la situación concreta de cada país).

Por otro lado tenemos alBanco Mundial, quien atiende primariamente las necesidades básicas a través de  la financiación de proyectos de desarrollo del Tercer Mundo. El otro gran Organismo es la OMC,  creada en 1994 para cumplir con las funciones que hasta entonces había desempeñado el GATT, cuyo objeto es articular un sistema de comercio mundial basado sobre los principios fundamentales de no-discriminación y de negociaciones multilaterales evitando lógicas proteccionistas.

Sin embargo, hasta el momento, y más allá de la discursiva, sino hay una clara complementación productiva como en el Sudeste Asiático, el resto de los países busca lograr sus objetivos mayoritariamente en negociaciones bilaterales, las cuales per se sonasimétricas.

Otro actor no estatales de relevancia económica global son los Fondos Soberanos de Inversión, quienes representan un vehículo de inversión de propiedad estatal que controla una cartera de activos financieros nacionales e internacionales, tornándose los mismos en una fuente clave de liquidez internacional.

Criptomonedas

En cuanto a las variables de relevancia, se encuentran las las criptomonedas. La criptomoneda es un medio digital de intercambio que utiliza la criptografía informática para asegurar las transacciones financieras, controlar la creación de unidades adicionales y verificar la transferencia de activos.​

La primera criptomoneda que empezó a operar fue el Bitcoin en 2009. El Bitcoin es el ‘dólar estadounidense’ de las criptomonedas, la moneda de reserva en el criptomundo. Cabe destacar que todas tienen diferentes valores en función de su fecha de creación, el número de usuarios, la extensión de los volúmenes de red y de transacción.

Otra de sus características  es que son un tipo de divisa alternativa y de moneda digital; donde además tienen un control descentralizado, en contraposición a las monedas creadas por los bancos centrales. En este sentido, es un sistema de transferencia universal libre de intermediaciones, reduciendo los costos de la transacción y los tiempos.

A pesar de que se encuentran en un momento de auge, la parte más difícil de una criptomoneda es lograr su adopción.  Y lo más importante, no tienen el respaldo institucional de ningún Estado. 

En cuanto a la situación China en particular, la proporción de los pagos comerciales en yuan creció exponencialmente en el último quinquenio, con importantes ventajas para el gigante asiático. Entre ellas se encuentra que se elimina el riesgo de fluctuaciones en el tipo de cambio para sus exportadores e importadores; el proceso de pago con todos los países se podría agilizar y abaratar, dado que se requeriría solo un cambio de moneda, en vez de dos; el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó la inclusión del yuan chino en su cesta de monedas de reserva y Derechos Especiales de Giro (DEG); ;os acuerdos de intercambio de monedas (swaps) de monedas permiten utilizar la contraparte de yuanes tanto para comerciar con China como para convertirla en otras monedas; y finalmente, la utilización de la moneda propia implica poder e independencia.

Nueva ruta de la seda.

El proyecto global de la ruta de la seda, el más importante en relación a inversiones de la historia de la humanidad, afecta a 60 países, el 75% de las reservas energéticas conocidas en el mundo, el 63% de la población mundial, el 35% del comercio global y generaría el 55% del PBI mundial. Es el macro-programa de infraestructuras, transportes y comercio que define el posicionamiento de China en la era global.

El financiamiento del mismo se encuentra mayoritariamente a cargo del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (promovido por China), a los que se adiciona inversiones del Nuevo Banco de Desarrollo de los países del grupo BRICS. El monto total de la Ruta de la Seda se contempla en los 890.000 millones de dólares. La gran pregunta es si China Podrá realizar uno similar en América Latina que potencie y unifique la región. Aunque la pregunta previa es si lo dejará Estados Unidos, más allá del deseo del gigante asiático.  

En tanto el Sudeste Asiático, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSA) creó una zona bancaria libre desde el año 2015, en la que por ejemplo, dos Estados miembros se encuentran habilitados para firmar tratados bilaterales que permiten a sus bancos los mismos derechos y flexibilidades operativas que tienen los bancos nacionales.

El Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII) también tiene un rol fundamental: apuntalar la integración del continente asiático. Para ello va a destinar 100.000 millones de dólares en la región en los próximos 5 años, cuyo principal destino son los concatenamientos productivos, con una fuerte Inversión en tecnología y capital humano bajo un marco de mayor protección del Medio Ambiente.

Países de la ASEAN

Los datos del éxito del comercio intrarregional de la ASEAN (prácticamente con aranceles 0, salvo casos excepcionales en áreas sensibles) son claros: representan actualmente el 25% del comercio total de los países que integran la organización; pero además la Organización se encuentra entrelazada por medio de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) en un área de libre comercio que incluye a China, Corea del Sur, Japón, India, Australia y Nueva Zelanda.

Para concluir, en Latinoamérica nos encontramos con una insuficiencia en los gobiernos progresistas para acabar con las inequidades. Como contraparte, los gobiernos Conservadores solo ponen su eje en la seguridad, donde tampoco le encuentran respuesta a los dilemas estructurales productivos y socio-económicos. En términos políticos, solo se observa una consolidación de la Alianza del Pacifico por un lado, y tensiones de gobernabilidad en Venezuela, Brasil y la Argentina por el otro.

Lo que podemos vislumbrar a futuro es la continuidad en la primarizacion de las economías, con un crecimiento sostenido de largo plazo – aunque puede mermar coyunturalmente – de la demanda internacional de materias primas.

Latinoamérica

Sin embargo, ello no soluciona las dificultades técnico-económicas, como los subsidios encubiertos o   la enorme burocracia administrativa. Tampoco la falta de complementariedad macroeconómica, como se observa en las permanentes devaluaciones competitivas o las restricciones en los concatenamientos productivos.

En cuanto a la Argentina en particular, además de nuestra eterna búsqueda de inversiones para enfrentar los cuellos de botella de divisas, nos encontramos con una alta inflación y tasas de interés no razonables  para la producción, lo que nos posiciona en un escenario ajena a la posibilidad de reactivar la demanda y el mercado interno.  Si a ello le adicionamos una exponencial financierización de la economía, solo podemos esperar que crezca una enorme deuda externa que le genere serios inconvenientes de sustentabilidad macroeconómica para el próximo gobierno.

Pablo Kornblum
Economista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar