¿Es posible una alianza con China?

Por Dario Minskas

Ayer por primera vez probamos hablar un poco sobre geopolítica en un ámbito de militantes de la política local y aparecieron algunos temas interesantes, como por ejemplo una posible alianza con China. La viabilidad de esa alianza más allá de negocios puntuales -y esta es mera opinión-, parece un poco lejana. Si bien China posee una enorme cantidad de títulos de la deuda norteamericana, la «guerra comercial» no es una verdadera guerra sino una lucha concreta por conquistar mercados.

FED (Federal Reserve System)

Es sabido hace tiempo que China va deshaciéndose de esas colocaciones y que sus entidades bancarias esparcidas alrededor del mundo bien pueden ser el camino para deshacerse de activos, financiando consumos diversos, sin que el largo brazo de la FED, organismo que suele ser criticado por Trump, pueda alcanzar las maniobras. Y este es otro punto importante dado que la FED ha sido el verdadero Gobierno Mundial desde hace décadas. Hoy su hegemonía absoluta no solamente ha sido superada por China, sino que amenaza ser desplazada por primera vez desde 1913, momento en que EEUU perdió su independencia, por el país que supieron dominar. Este sería el primer gran triunfo de Trump dado que a China no puede más que contenerla. 

Ya hemos dicho que la relación entre las tres potencias globales es significativamente buena y que Trump es de lejos el presidente de EEUU que más habla y menos ejecuta en términos militares. Cuando lo hace, parece más una maniobra para sacarse de encima a sus socios de la OTAN que verdaderas acciones bélicas.

De todas formas y en virtud de lo arriba expuesto es totalmente posible que China ayude a la Argentina a pagar su deuda a cambio de ciertas ventajas económicas, como por ejemplo el manejo de negocios logísticos y de energía. Tengamos en cuenta que el interés chino actual pasa por su «Nueva Ruta de la Seda», con el que pretende llegar a la mayor cantidad de lugares del mundo llevando sus productos industrializados y trayendo suministros para los mismos. Hasta es posible que EEUU no se oponga a la intervención China, mientras sea acotada.

China en África

La potencia oriental ha desarrollado en África, de manera muy silenciosa y sostenida, una infraestructura suficiente para tener la principal influencia sobre ese continente. La pregunta que resulta es si puede frenarse ese avance de China sobre América Latina. Es difícil la repuesta. Digamos que si hay alguien que ayudó lo suficiente para que China pueda quedarse con unos cuantos negocios en la Argentina es Mauricio Macri haciendo todo tan mal que sería un enorme beneficio para China sacarse de encima títulos de deuda en dólares a cambio de logística en el sur del Cono Sur. De ser así, conociendo a Trump, lo que creemos es que van a negociar áreas y que no quedaremos políticamente influidos por China. La otra posibilidad es que Donald aproveche el desquicio administrativo que generó el desgobierno amarillo de Cambiemos en relación al FMI para sacarse de encima de una vez y para siempre al organismo que más destrucción causó en el mundo luego de los propios Estados Unidos y evitar el avance chino sobre nuestro país. Sabemos que los tiene entre ceja y ceja a los del Fondo y que Argentina es la excusa perfecta. La moneda está en el aire. Veremos de qué lado cae.

Vale aclarar que este texto ya no pretende juzgar acerca de los daños que aun produce EEUU en el continente en la inteligencia de que es ese un punto conocido hace mucho tiempo. Pertenece al orden mundial anterior y creemos que se irá modificando, salvo en cuánto a Venezuela y Cuba que seguirán bajo presión. El tema de Nicaragua sigue siendo el Canal paralelo al de Panamá que quiere construir China. La reelección de Trump (o no) debería aclarar mucho el panorama. De la mano del triunfo de Alberto Fernández en la Argentina nuestros vecinos brasileros deberían dejar de sobreactuar o de permitirle a Bolsonaro que lo haga, para su propio perjuicio. En realidad, son varias las monedas que giran generando suspenso.

Darío Minskas
Analista político

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar