La nueva reencarnación del liberalismo.

Por Marcelo Ramírez

Largos debates sobre el libertarismo a raíz de una foto sobre un Congreso libertario en Perú.

¿Qué está pasando?

En EE.UU. hubo una aparición de jóvenes, autodefinidos como alt right, que ganaron espacio aprovechando que el gobierno de Obama promocionaba lo que ellos llaman izquierda, que no presenta grandes diferencias con las propuestas del Partido Republicano.

Obama había impuesto una serie de políticas (feminismo, lgbtismo, veganismo, especismo, etc) que salían de lo académico y de organizaciones internacionales y amenazaban la forma de vivir del ciudadano de a pie y se tornaban cada día mas agresivas para imponer sus ideas.

Estas políticas se habían desarrollado en los sectores artísticos, mediáticos, universitarios, y comenzaron a llegar al ciudadano común a partir de inmiscuirse en su vida cotidiana, como lo demuestra en la educación, un tema sensible. Nadie desde la política tradicional enfrentaba esto con un discurso racional y documentado, apenas algunas expresiones religiosas limitadas por sus propias características.

«Social Justice Warriors (SJW)»

Nuevos sectores que se conocieron como alt right utilizaron las redes sociales y los debates académicos, algo usual en sus latitudes, para ganar espacio con su discurso que contrastaba con la agresividad y falta de elementos objetivos de lo que exponían los «Social Justice Warriors» (SJW), o «Guerreros de la Justicia Social», que fueron luego denominados así como burla.

Estos jóvenes en su mayoría se pronunciaron por Trump y fueron una de las bases que le permitió a éste ganar las elecciones. Por supuesto que esto es un resumen muy limitado, muy apretado y puede presentar matices en su interpetación, pero en líneas generales el tema de género fue instalado por todas las instancias de poder en EE.UU. y se difundió al mundo, pero produjo un malestar que no fue respondido adecuadamente hasta que la alt right encontró la forma de hacerlo.

En la Argentina el peronismo con sus características particulares sirvió de dique contra estas ideas históricamente, pero a pesar de ello lentamente comenzaron a ganar espacio estas ideologías impulsadas por EE.UU. con Obama y por las organizaciones internacionales donde habían venido ganando espacios rápidamente a partir de la Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing en 1995.

La presión internacional, una presión que no tenía difusión pública directa pero que a través de Hollywood se hacía sentir especialmente en los sectores de clase media mas admiradores de los países del Primer Mundo, fue sentando las bases en las sombras y posicionándose casi en silencio. Una mala lectura de la clase dirigente que minimizó el tema, hizo el resto.

#NiUnaMenos es una consigna que dio nombre a un movimiento feminista surgido en Argentina en 2015.
Se presentó un colectivo de protesta que se opone a la violencia contra la mujer y a los feminicidios.

A partir del 2014 con el #NiUnaMenos se produjo la largada oficial de la masividad de estas ideas, de un momento al otro estos movimientos relativamente marginales tomaron protagonismo central en la agenda mediática.

El peronismo, que había sido un freno a ideas extranjerizantes, empezó a ver como las comisiones de género comenzaron a adueñarse del sentido común y tomar decisiones concretas. Un movimiento heterogéneo y contradictorio que se unían sobre premisas básicas toma fuerza tal, que nos encontramos con dirigentes políticos y sindicales que no se atreven a discordar porque el movimiento de la justicia social tiene como característica atacar agresivamente a quien los enfrenta.

Cupos femeninos y trans, contenidos educativos, baños públicos, censura a la música, presiones sobre contenidos televisivos, y un larguísmo etc., hacen que el largo brazo de los SJW locales comience a entrometerse directamente en la vida del ciudadano común.

El aborto ha sido el ariete para demostrar poder alineando tras de sí la suma de los actores de índole nacional, estatal, internacional, corporativa, sindical y política, mientras que por el otro lado se encontraban a evangélicos, algunos católicos y los sectores populares del llano, entendiendo por eso entendemos a los mas pobres y con menos educación formal.

Manifestación a favor del aborto legal en Argentina

Hoy ⅔ de la población se opone al aborto, a pesar de la concentración de medios a favor, algo que parece no ser registrado por los sectores políticos que insisten en este tema. La cantidad de mujeres que se identifican como feministas son muchas menos, pero su influencia es enorme.

Es bueno considerar que este es el primero de los temas que tocan la realidad de los sectores populares, mucho mas dificil será que acepten estos sectores el contenido queer de la ESI que empieza a promocionarse, por ejemplo.

El divorcio se ha instalado entre la clase política y dirigencial y el resto de la sociedad, que salvo en la CABA, no encuentran apoyo y son resistidos en todo el interior.

El centralismo porteño sobrevuela las nuevas ideas considerando a los habitantes de las provincias como brutos ignorantes que no comprenden la modernidad en sus posturas conservadoras.

Mauricio Macri y Barack Obama en 2017.

El hundimiento del macrismo está dando una falsa sensación de apoyo popular a la clase dirigente. Es bueno que se reflexione sobre que solo han conseguido apoyo luego de 4 años del gobierno mas desastroso de la historia argentina, solo el instinto de preservación de los argentinos, el instinto de supervivencia, ha conseguido terminar con el macrismo, que en los temas mencionados era la versión local de Partido Demócrata de EE.UU. en temas de género, avanzando sin pausa pero sin publicitar a sabiendas de las resistencias populares que sus compromisos internacionales ocasionan.

La situación actual ha ocultado temporalmente este tema, pero cuando se normalice nuevamente la situación económica, el debate recomenzará.

El sector local SJW, liderado por el feminismo, se ha visto desbordado por la realidad y ha desaparecido de escena, mostrando obviamente que sus ideas no son aptas para los nuevos tiempos, sus propuestas son para un capitalismo globalizado que busca distraer, dividir y que se muestra impotente cuando las situaciones se desestabilizan.

La transversalidad que imponen significa unir el agua con el aceite, entonces allí vemos como las diferencias internas impiden moverse en ningún sentido y la irrealidad final de un movimiento que se presenta como antisistema pero que carece de las condiciones pare ello.

Como decíamos, una vez estabilizada la situación, la cuestión de género reaparecerá, y una vez satisfecho el estómago, los sectores populares volverán a prestar atención a lo que se busca imponer con el consiguiente disgusto.

La consolidación de un proyecto nacional y popular para cambiar las estructuras dependientes de la Argentina en el marco de la unidad de las fuerzas populares se verá obstruida por las divisiones que generarán nuevamente con sus imposiciones.

Existe entonces un espacio vacío como sucedió en EE.UU., los SJW de cabotaje por un lado y el de quienes se oponen por el otro. Allí es hacia donde apuntan la alt right local con la etiqueta de libertarios, a ocupar ese espacio y conseguir el apoyo de amplios sectores sociales que no quieren las ideas de género.

Guillermo Castello, el diputado de Carrió que se fue del oficialismo y se unió a Espert.

El descarte del Pro y otros grupos liberales que van por un modelo económico afecto a sus intereses se alinearán detrás de la alt right y con una fachada racional denunciando todo el tema género, las propuestas económicas serán las que enuncia Espert.

El debate nacional será como lo fue en la últimas décadas en EE.UU. o si queremos mas cercano, en España. La crisis del 2008 con su correlato de desahucios y caída del nivel de vida fue conjurada a través del debate de género. Podemos, el movimiento antisistema emergente, se terminó deshilachando como una organización de género llena de propuestas cada día mas absurdas.

Muchos de los españoles lo abandonaron, Vox, el libertarismo español sumó voluntades.

El debate se redujo a PP- PSOE, una misma cosa salvo detalles, y Vox- Podemos- Ciudadanos como comparsa. Nueva configuración política para que anda cambie.

Es imposible encontrar propuestas económicas diferentes, mismo modelo solo diferenciado en temas de género.

Ese es el modelo que se busca imponer acá, era necesario que los SJW ocuparan con el “progresismo” el espacio de los sectores nacionales y populares como el peronismo, para que los libertarios hagan lo propio con enfrentándolos recolectando al hartazgo.

El debate falso ocupará los espacios necesarios para la formación de propuestas serias y emancipadoras.

Los libertarios permitirán que los liberales vuelvan con otras ropas, mas allá de que se autoproclamen como herederos de anarquismo en una extraña faceta capitalista. La realidad indica que quienes están detrás conocen el juego mientras que muchos lusos comprarán esa idea. La forma de neutralizar el avance libertario y la reedición de un nuevo macrismo en unos años es no permitir las condiciones que propician sus avances, esto es la deriva de los movimientos populares, especialmente el peronismo, hacia un progresismo de género ajeno a sus raíces.

Marcelo Ramírez Analista geopolítico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar