¿Colonización a través del género o inversión en STEM?

Por Marcelo Ramírez

Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM)

Reproduciendo el modelo de colonización cultural que arrastramos con las propuestas de la Escuela de Chicago, las teorías de género producen un desvío de recursos materiales y humanos ante un mundo que demanda Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) para ser una nación independiente y próspera.

Los cambios parecen que son las vedettes de los tiempos que corren.

  • Cambios a nivel geopolítico con la aparición de nuevos actores.
  • Cambios a nivel productivo con nuevas formas de comercialización.
  • Cambios a nivel tecnológico con nuevas disciplinas que impactan en todos los aspectos de la vida.
  • Cambios en la actividad laboral, con nuevas tecnologías que avanzan para eliminar definitivamente el trabajo humano.
  • Cambios en la sociedad aún imposible de medir, o aceptar.
    • Cambios es la consigna.

Los grandes geoestrategas plantean claramente que las posibilidades de una nación de sobrevivir a estas nuevas situaciones a corto plazo, en cuestión apenas de una par de décadas, dependen de la capacidad de cada una para avanzar en la senda de lo que se conoce como STEM, acrónimo formado por los términos en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Las ciencias duras a través de nuevos metamateriales, softwares poderosos como los necesarios para los algoritmos que requiere la Inteligencia Artificial, automatización de vehículos, mecatrónica,  mejoras genéticas, biotecnología, etc, una lista interminable y que avanza cada vez con mayor velocidad.

Quien no se sube al tren quedará condenado a ofrecer turismo o algunas actividades menores, pero lejos estará de ser una nación desarrollada y tener capacidad de enfrentar los desafíos que le presentan para un buen vivir de sus sociedades.

Nuestro país, con históricas dificultades para mantener un proceso de despliegue tecnológico sostenido, vive históricamente una situación ambivalente donde se desarrollan capacidad y se percibe una latencia que podría desplegarse, combinando estos procesos con extraños retrocesos que frenan los avances para recomenzar nuevamente en un permanente ciclo de creación y destrucción que impide la desarrollar todo la potencialidad que tiene como nación.

Hoy estamos en medio de uno de los ciclos autodestructivos mas profundos, donde la producción del conocimiento retroceden. No es la primera vez, pero en esta oportunidad hay un rasgo diferenciador y muy preocupante.

Mientras la realidad indica, como señalábamos, que se debe realizar todos los esfuerzos en desarrollar los conocimientos de las STEM, los escasos recursos económicos y los humanos que tenemos  reafirman una orientación hacia temas que poco tienen que ver con lo mencionado.

diferencias entre sexo y género

El auge de los estudios de género, un set de ideas compiladas con escasas sino nulas intervenciones de las ciencias y basadas en opiniones con envase intelectual imponente pero con poca substancia real, comienza invadir la vida cotidiana y es la punta de lanza de una serie de ideologías que ya empezamos a ver con una mezcla de curiosidad y extrañeza pero que en poco tiempo mas se convertirán en los temas de debates universitarios.

Políticas como la “perspectiva de género”, un concepto de por sí escurridizo, aparece en cada área de la actividad social.

Vemos entonces una economía con perspectiva de género, una Justicia con perspectiva de género, una historia con perspectiva de género y así todo lo que uno pueda imaginar. No solamente son sugerencias, hoy la fase en marcha es la de la imposición.

La consecuencia inmediata es que ante la idea de la transversalidad, importante porque permite unir el agua con el aceite aunque el propio sentido común indique lo contrario, permite la aparición de todo un ecosistema de género que se reproduce constantemente y comienza  a invadir todas las áreas imaginables.

No es  extraño entonces que la educación comience a mutar para adecuarse a los deseos de los ideólogos de género, ¿cómo explicar que ante los desafíos mencionados por los cambios tecnológicos el único debate sobre la educación secundaria sea la ESI?

Se comienzan a sacar horas de Historia, por ejemplo, para hacer lugar a la ESI sin que nadie se atreva a decirlo en voz alta, ya no si está bien o mal que esos contenidos distorsionados al máximo de su propuesta inicial, sino simplemente para qué lo hacen.

Mueren muchas más mujeres de ataques cardíacos que por agresiones “femicidas” y podrían ser salvadas de contar con un mínimo de preparación en RCP, y sin embargo no existe una materia que aborde esto, tenemos una población que se automedica con un antibiótico para una infección viral y nadie se preocupa en dar nociones básicas sobre medicina preventiva, problemas de alimentación que derivan en cuestiones de salud que podrían remediarse con una dieta adecuada, sin embargo nada se hace.

Nuevamente cabe preguntarnos ¿por qué solo es de interés de los sectores políticos y educativos la ESI?

Podría argumentarse que en Biología, por ejemplo, se tratan algunos de los temas mencionados, pero lo mismo sucede con los contenidos de la ESI y sin embargo se considera insuficiente y se crea una materia específica.

La razón es la misma que se ha visto en Economía, donde sabemos que los intereses económicos han financiado una teoría monetarista que en la práctica identificamos como los planes liberales que padecemos constantemente. Pese a que sabemos que no funcionan y que han sido creados para someternos como naciones impidiendo el crecimiento y subordinándonos a las grandes potencias, esta teoría se enseña en las escuela y es ampliamente mayoritaria en las universidades.

Es natural que los economistas salgan mayoritariamente con esa formación, que existan becas y programas de apoyo si adscriben a esas ideas y que los medios de comunicación les den un espacio casi total en sus debates y notas.

Empresas que financian las políticas de género.

Las grandes empresas apoyan sus ideas, financian sus estudios, ponen dinero en sus ONGs y el círculo se cierra cuando los políticos los ven como la única solución y los convocan, un poco porque no entienden bien de que se trata y les creen y otro poco por oportunismo de ser aplaudidos por su “racionalidad”. Por último y tal vez lo mas importante, lo imponen los organismos internacionales dependientes de la ONU.

Con el tema de género sucede exactamente lo mismo, como la economía, la transversalidad es la norma, nada escapa a sus ideas.

Lo crean las universidades y centros de estudios de las mismas potencias (EE.UU., Reino Unido y de ahí a España hasta llegar a Argentina), lo financian las mismas corporaciones, lo promocionan los medios de comunicación y lo condicionan la ONU a través de sus organismos, no olvidemos que el BID le acaba de entregar a la Argentina un crédito por 200 millones de dólares para implementar estas políticas. ¿qué mas pueden hacer los dirigentes políticos que sumarse a la ola entonces?

Uno, el tema económico, muchos intelectuales, académicos y políticos lo ven como una forma de colonización cultural, sin embargo el otro tema, el de género con sus ideologías satélites que ya empiezan a llegar por goteo, lo ven como parte de una lucha revolucionaria y creen, o aparentan creer, que es fruto de la lucha propia.

Volviendo entonces a la idea inicial, el desarrollo de las naciones dependerá de la STEM, sin embargo en nuestro país cada día mas se promocionan los temas de género y las cuestiones relacionadas con la STEM quedan solo en lo formal. Se hacen grandes anuncios porque queda bien, pero las acciones políticas reales de propaganda y de recursos son volcados al género, que casualmente, o no una vez más, es lo que los poderes globales prefieren.

La Argentina en el esquema globalista imperante en forma hegemónica hasta hace poco y aún vigente con mucha fuerza, tiene un rol de proveedor de materias primas, para los cual con una población de un tercio de la actual bien lo podría hacerlo y sería mas dócil, la demografía es un factor muy importante en la geopolítica.

Las políticas de género vienen a cumplir con lo que necesitan en varios aspectos, disminuir la población, dividir el campo popular y paralizar el desarrollo de la ciencias relacionadas a la tecnología al reemplazarlas por sus iniciativas de género. Una nueva forma de colonialismo en marcha.

Destruir la telaraña que hace esto posible no es fácil, una vez posicionados en el campo teórico que proporcionan las universidades bajo su control como lo demuestran que todas las carreras relacionadas con humanidades donde sus visiones son monopólicas, con docentes que repiten consignas y con sanciones a quienes no lo hacen, con autoridades que se embanderan en tema de género con posiciones ultras a espaldas de la sociedad y muchas veces del propio alumnado, tienen la base para avanzar.

La presión combinada de los recursos económicos y los medios de comunicación que no vacilan en denunciar y destruir a quien se oponga, más la de los organismos internacionales, hacen que políticos timoratos y sin grandeza ni visión de estadistas, apoyen cada propuesta por miedo a ser señalados.

Se ha generado un política de pinzas que está empezando a estrangular a nuestro país y ahoga no solo el potencial de crecimiento a futuro, sino la propia supervivencia.

Marcelo Ramírez – Analista Geopolítico Director de Contenidos de AsiaTv

1 pensamiento sobre “¿Colonización a través del género o inversión en STEM?

  1. Cuando despertemos y veamos como pueblo, que a través de nuestro voto apoyamos a políticos sin respeto a la verdadera construcción del país, lloraremos por entregar el futuro.

Responder a Ofelia Beatriz Arias Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar